MITOS QUE NO ME ENGORDAN

Otro mito que circula libremente entre la población, preocupada por su sobrepeso, es culpabilizar a la ingesta de agua durante las comidas, como si por arte de magia el agua pudiera convertirse en grasa. Si esto fuera posible podríamos tener una fuente de energía extraordinaria a precio de agua. Si consideramos la leche materna como la comida más natural y completa para el ser humano, admitiremos que sus nutrientes están disueltos en agua, que es absolutamente necesaria para el organismo. Por otro lado el agua es acalórica antes, durante y después de las comidas, no se degrada en el organismo, no aporta ninguna energía, ni puede transformarse en hidratos, proteínas o grasas.

También se le han atribuido a la siesta los incrementos en el porcentaje de grasa. Bien es cierto que durante el reposo físico el gasto de energía disminuye, adoptando valores de tipo basal con el consecuente ahorro energético, pero de ahí no se puede deducir que el descanso sea el causante del sobrepeso.

Como en el caso anterior debemos afirmar que la siesta no puede convertirse en grasa porque no es un alimento, ni a ella se le puede atribuir causalidad directa en el aumento del tejido adiposo, aunque es cierto que si comparamos el gasto realizado durante la siesta con el de un paseo alternativo, encontraremos diferencias. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

¿SOMOS CULPABLES POR ENGORDAR?

Muchas personas sufren si no pueden o no saben controlar su sobrepeso, llegando a situaciones extremas de angustia y desesperación. Algunas creen que se engordan por culpa del placer que sienten al comer y se lo recriminan constantemente, parecen convencidas de que la vida debe ser un “valle de lágrimas”, al que hemos llegado para sufrir y con demasiada frecuencia no lo hemos aclarado directamente desde nuestros consultorios. De ahí que se ha establecido y generalizado el dicho popular: “Todo lo bueno o es pecado o engorda”.

Frente a esta errónea y nefasta creencia debemos reaccionar, observando y analizando el comportamiento de los seres vivos de cualquiera de las especies que poblamos la tierra. Ningún individuo renuncia al placer de comer porque está formando parte de su instinto de supervivencia y es inherente a la satisfacción de sus necesidades alimenticias, es más, el deleite derivado de las comidas a lo largo de la vida, cada vez más, está siendo considerado como el más amplio y continuado de los placeres terrenales. ¿A caso nos parece reprobable la sonrisa placentera de un bebé lactante, cuando esta saciando su apetito? Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

¿QUÉ BUSCAMOS A LA HORA DE COMER?

En principio parece ser que es el hambre el que nos incita a comer, adornado con las características organolépticas del alimento: olor, color, sabor, textura, presentación, etc. y finalmente el recuerdo y la coincidencia con los gustos personales del comensal.

En la mayoría de las ocasiones creemos que todos los alimentos vienen a ser muy parecidos o iguales en cuanto a su composición y, como con la mayoría de ellos conseguimos saciar nuestro apetito, nos guiamos únicamente por el placer que su ingesta nos produce.

Cualquier tipo de control en la alimentación es visto como una injerencia o como una limitación de nuestra libertad soberana a la hora de elegir la comida, sin darnos cuenta de que cada vez estamos más dirigidos y controlados por las multinacionales de la alimentación, que nos manejan a su antojo y nos hacen comer lo que a ellos les interesa, es decir, lo que más beneficios les renta.

Suelen utilizar las materias primas más baratas y estables, a las que cambian los sabores, colores y texturas, las publicitan de forma eficaz y consiguen que el común de los humanos comamos sus productos, “sintiéndonos libres”, y vamos engordando cada día más, a la vez que nos alimentamos de manera  deficiente y perdemos nuestra salud sin ser conscientes de ello. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

SENCILLOS CONSEJOS FRENTE AL CANCER

-Evitar la respiración de humos reduce los riesgos de enfermedad y prolonga la vida más que cualquier otra actividad de salud, porque tanto el tabaco como su nicotina y los humos inhalados de muchas sustancias fumables contienen carcinógenos.

-Alimentarse correctamente (Ver) es equivalente a proporcionar al organismo todos los elementos nutricionales (macronutrientes*  y micronutrientes*), que precisa para su mantenimiento y renovación. 

-Respecto al consumo de carnes rojas, los últimos estudios analizados desaconsejan consumir más de medio kilogramo neto de esas carnes por semana.

-Si el consumo de fibras vegetales es escaso se ralentiza la actividad del tracto digestivo y se provoca la acumulación de toxinas en el interior de los intestinos, con riesgo de diverticulitis y cáncer de colon. Los alimentos ricos en fibra natural comestible, como los brotes tiernos, las verduras de hoja, las frutas, las bayas silvestres y las legumbres, facilitan el tránsito intestinal y la eliminación de toxinas, sobre todo si se incluye también el consumo de más de un litro de agua potable por día.

-La exposición prolongada al sol o a cualquier otra fuente de radiaciones, es aconsejable evitarlas en lo posible, especialmente la exposición a los rayos X y a los elementos radiactivos. También las microondas y las frecuencias electromagnéticas, que se producen cerca de los cables de alta tensión y de las antenas emisoras de radio o de telefonía móvil, parecen estar en cuarentena por un posible incremento en el riesgo de aparición del cáncer.

-Para las personas de tez clara en latitudes subtropicales como en las playas del Mar Mediterráneo el tiempo diario de exposición directa al sol no debería superar los 30 minutos, sin el uso de protectores contra la radiación ultravioleta. Aunque las poblaciones de tez morena tienen mayor resistencia a los efectos de las radiaciones ultravioletas, deberían también evitar los excesos en la exposición a las radiaciones solares o a cualquier otra fuente de rayos UV.

-Los canceres de piel son relativamente fáciles de detectar si se tiene la precaución de observar la evolución de lunares, especialmente los de colores, los de gran tamaño o los irregulares y asimétricos que requieren especial vigilancia. Ante cualquier sospecha se aconseja consultar al médico especialista, sabiendo también que las queratosis y las verrugas raramente se malignizan, aunque conviene tener precaución en especial si afectan a zonas de rozamiento frecuente.

-La aportación equilibrada y suficiente de los ácidos grasos.  

-El estrés y la falta de “higiene mental”,  que padecemos en los países modernos está influyendo en el incremento del cáncer.

Continuar leyendo
0 Comentarios

LA HIGIENE MENTAL Y EL CÁNCER

Finalmente es necesario reconocer la intensa participación de nuestra mente en la obtención de los equilibrios hormonales del organismo y en la estimulación de las defensas del sistema inmunitario. La potenciación de los factores anticancerígenos desde el autoapoyo mental es un hecho comprobado fehacientemente, al igual que el efecto contrario, que con la misma fuerza e intensidad es capaz de deteriorar los procesos defensivos, facilitando la acción de los agentes cancerígenos. 

Cuando el estado anímico del individuo es positivo, alegre y pleno en su búsqueda del bienestar y de la felicidad, si además está favorecido por una alimentación correcta, una actividad física bien estructurada, suficiente en distracciones y diversiones, apoyada adecuadamente con la relajación y el descanso reparador, nuestro sistema inmunitario se recrea y multiplica su potencial defensivo.  

Al contrario sucede cuando el estado emocional progresa negativamente y se reduce la capacidad del sistema inmunológico, bien por culpa de la presión social y familiar, por estrés, ansiedad, angustia o depresión y también por la falta de descanso o de actividad física, que deberían actuar como elementos recuperadores del equilibrio orgánico. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
© 2019 Dyética escuela de salud. Todos los derechos reservados.