ESTRÉS OXIDATIVO Y ENFERMEDAD

Se piensa que el estrés oxidativo influye en el desarrollo de enfermedades tales como el  Alzheimer,  el Parkinson, la artritis reumatoide y las enfermedades neurodegenerativas, aunque no está claro si los oxidantes desencadenan la enfermedad, o son su consecuencia.

En las enfermedades cardiovasculares la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) parecen acelerar el proceso de la aterogénesis, que da lugar a la aterosclerosis, y finalmente a la enfermedad vascular (Ver) 

Se ha demostrado que una dieta con una reducción de calorías del 30 % sobre el cálculo estándar, que ha sido universalmente asumido por los nutricionistas, prolonga la esperanza de vida en todos animales de estudio y puede explicarse por una reducción en el estrés oxidativo.

Igualmente las dietas ricas en frutas y vegetales con elevados niveles de antioxidantes, potencian la Salud y reducen los efectos del envejecimiento, sin embargo los suplementos alimentarios con vitaminas antioxidantes no han demostrado ningún resultado positivo en el proceso de envejecimiento, de ahí la duda de si los efectos positivos de frutas y de vegetales pueden no estar relacionados solo con su contenido en antioxidantes.

El cerebro presenta una gran vulnerabilidad ante los daños oxidativos por su elevada actividad metabólica y por sus altos niveles de grasas poliinsaturadas, objetivo de la peroxidación de los lípidos. Por ello los antioxidantes se usan en el tratamiento de las lesiones cerebrales y de los accidentes cerebrovasculares, puesto que parecen reducir el estrés oxidativo en las neuronas y prevenir la apoptosis y el daño neurológico.

También se están ensayando algunos antioxidantes como posibles tratamientos para enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, el Parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

¿CÓMO ELABORAR UN PLATO PERFECTO?

El ser humano, como animal biológico que sigue siendo, también necesita aportar a su organismo una alimentación completa que incluya a todos los macro y micronutrientes que su cuerpo precisa en cada circunstancia de su vida. Es curioso comprobar que este principio tan elemental, cuando es aplicado a nuestros animales de compañía, está totalmente aceptado y, sin embargo nos parece algo extraño y novedoso utilizarlo en nuestra propia alimentación.

Lo deseable para los seres humanos es poder diseñar y elaborar unos platos combinados, que incluyeran todos los nutrientes necesarios, al igual que lo hacemos para nuestros animales de compañía o como siempre lo ha hecho la leche materna para nuestros lactantes, pero esto exigiría:

1.- Conocer los alimentos que manejamos en cuanto a su contenido en agua, hidratos, proteínas,  grasas, fibra, minerales y vitaminas.

2.- Calcular las necesidades calóricas diarias del individuo, según su sexo, edad, talla, proceso de desarrollo, complexión, peso y actividad física y mental.

3.- Recalcular las kilocalorías, si el sujeto necesita aumentar o disminuir las reservas de grasa.

4.- Distribuir el total de las kilocalorías del día entre las 3 a 5 comidas a realizar.

5.- Elaborar platos equilibrados según recursos, gustos y costumbres del sujeto, garantizando las dosis y proporciones diarias recomendadas de todos los macro y micronutrientes. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

OTROS ANTIOXIDANTES

Entre los otros antioxidantes naturales destacamos por su importancia práctica la melatonina, los tocoferoles, los carotenoides y los polifenoles.

La melatonina es un poderoso antioxidante que puede cruzar fácilmente las membranas celulares y la barrera hematoencefálica. 

A diferencia de otros antioxidantes, la melatonina no experimenta un ciclo redox y una vez que es oxidada no se puede reducir a su estado anterior porque forma varios productos finales estables y así se le considera como antioxidante terminal. 

La vitamina E es el nombre colectivo para un sistema de vitaminas antioxidantes liposolubles. Entre ellas destaca la α-tocoferol, la más estudiada por su elevada disponibilidad biológica y porque el cuerpo la absorbe y metaboliza en esta forma.

Es el más importante de los antioxidantes liposolubles, protege las membranas de la célula contra la oxidación y evita que continúe la reacción en cadena. Los radicales oxidados del α-tocoferoxil producidos en este proceso se pueden reciclar de nuevo a través de la reducción por el ascorbato, el retinol o el ubiquinol.

Los carotenoides están entre los pigmentos naturales más comunes y son responsables de los colores rojos, amarillos y naranja de las hojas, frutas y flores de los vegetales. Solamente pueden ser sintetizados por plantas, hongos, bacterias o algas y muchos animales los incorporamos a través de la dieta. Dos carotenoides dietarios importantes son el licopeno y el β-caroteno, que se acumulan en la piel y actúan como agentes protectores contra el daño oxidativo inducido por las radiaciones UV-A.

Los polifenoles naturales, esenciales para el ser humano, pueden ser bien moléculas simples, como los flavonoides o compuestas como los taninos. Los flavonoides representan el subgrupo más común, ampliamente distribuido en el reino vegetal, y conforman una parte importante de la dieta humana ideal.

Los polifenoles en general, poseen una estructura química óptima para su actividad como destructores de radicales libres, por su gran reactividad como donantes de electrones y poseen una porción hidrofílica y otra hidrofóbica, por lo que pueden actuar tanto en medios acuosos como no acuosos. Los flavonoides tienen una poderosa acción antioxidante, mayor incluso que los antioxidantes fisiológicos el glutatión y el α-tocoferol. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

EL ANTIOXIDANTE GLUTATIÓN

Los organismos disponen de una compleja red de proteínas (metabolitos y enzimas) antioxidantes, que trabajan en equipo para prevenir el daño oxidativo en los componentes vitales de la célula.

Disponemos de antioxidantes naturales que se pueden sintetizar en el cuerpo u obtenerse a partir de la comida, algunos como el glutatión o la ubiquinona se ubican dentro de las células y otros como el ácido úrico están distribuidos por todo el organismo. 

El glutatión en su forma reducida es el principal antioxidante de las células, que protege de los radicales libres y de otros contaminantes, como las radiaciones y los derivados de la combustión de los cigarrillos. Se sabe que en el envejecimiento hay una disminución de los niveles de glutatión, al igual que en enfermedades como las cataratas, Alzheimer, Parkinson, etc. y se sospecha que el glutatión actúa también en la eliminación de cancerígenos y optimiza las funciones inmunitarias, frente a los tumores. 

 Con el aumento de los niveles de glutatión, disminuye la oxidación de los ácidos grasos y se retrasa la arteriosclerosis, causa subyacente en la mayoría de los problemas cardiovasculares.
Algunos precursores del glutatión se están utilizando en el tratamiento del asma, la bronquitis crónica, el enfisema, la fibrosis y otras enfermedades pulmonares.
También se cree que el glutatión protege frente a la inflamación en la gastritis, úlceras estomacales, pancreatitis, inflamación intestinal, úlceras de colon y enfermedad de Crohn.

Como el hígado es el principal reservorio del glutatión y se constata su deficiencia en la hepatitis alcohólica y en los casos de hepatitis viral, A, B y C, se suele intentar elevar los niveles de glutatión para restablecer las funciones hepáticas. También es una terapia en auge el elevar el glutatión en las personas sometidas a diálisis, que sufren de anemia y soportan altos niveles de oxidación por el estrés.

El glutatión actúa en el desarrollo del feto y la placenta neutralizando los contaminantes antes de que afecten al desarrollo del niño y se han relacionado algunas complicaciones en el embarazo con niveles bajos de glutatión.
Hacer del glutatión un complemento alimentario no ha sido viable, porque no se absorbe bien por vía oral, por ello se utilizan precursores de glutatión ricos en cisteína como la N-acetilcisteína (NAC), y la proteína de suero, que han demostrado el aumento del glutatión dentro de la célula.

RESUMEN TÉCNICO

El glutatión no es un nutriente esencial, porque puede ser sintetizado a partir de los aminoácidos L-cisteína, L-glutamato y glicina y se encuentra en la mayoría de las formas de vida aerobia. El glutatión existe en estado reducido (GSH) y oxidado (GSSG). En estado reducido, el grupo tiol de la cisteína es capaz de donar un equivalente de reducción (H+ + e-) a otras moléculas como las especies reactivas del oxígeno. En la donación de un electrón, el glutatión mismo llega a ser reactivo, pero reacciona fácilmente con otro glutatión reactivo para formar disulfuro de glutatión (GSSG). En las células, el glutatión es mantenido en forma reducida por la enzima glutatión reductasa y debido a su elevada concentración y a su función en el mantenimiento el estado redox de la célula, el glutatión es considerado como uno de los antioxidantes celulares más importantes. La proporción de glutatión reducido en relación a la de glutatión oxidado se utiliza científicamente como una medida de toxicidad celular.
En las células sanas, el 90% del glutatión total está en la forma reducida (GSH) y el 10% en forma de disulfuro (GSSG). Un aumento de la proporción GSSG/GSH se considera una señal de estrés oxidativo
. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

EJERCICIO FÍSICO Y ANTIOXIDANTES

Durante el ejercicio, el consumo de oxígeno puede aumentar hasta en 10 veces y esto incrementa la producción de oxidantes, más sus posibles consecuencias degenerativas, que inciden en la fatiga muscular durante y después del ejercicio.

La respuesta inflamatoria  que se produce tras el ejercicio físico también está asociada con el estrés oxidativo, al menos durante las 24 horas posteriores y la respuesta del sistema inmunitario al deterioro causado por el ejercicio alcanza su máximo entre el segundo y el séptimo día después del ejercicio. 

El ejercicio físico produce estrés oxidativo, favorece la aparición de radicales libres y una disminución de los antioxidantes originados por el organismo. Esto puede ocasionar lesiones en el músculo y en otros tejidos del cuerpo. Sin embargo otros estudios defienden, aseguran y demuestran que una práctica moderada de ejercicio físico, en ambiente natural rico en oxígeno, estimula el aumento de las defensas y de los antioxidantes endógenos.

Los leucocitos neutrófilos producen radicales libres para reponer el tejido dañado y también aumentan los niveles de antioxidantes para frenar los procesos de recuperación. Parece coherente pensar que el ejercicio físico fortalece los mecanismos antioxidantes del organismo y en particular el sistema del glutatión, para hacer frente al aumento del estrés oxidativo. Este efecto protector puede explicar cómo las personas que realizan ejercicio físico de manera regular y sin excesos disfrutan de mejor salud.

En conclusión podemos afirmar que una práctica exagerada del ejercicio físico, que no contemple una adecuada recuperación va a lesionar al organismo, mientras que una práctica moderada lo va a favorecer. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
© 2024 Dyética escuela de salud. Todos los derechos reservados.