LA SEROTONINA Y EL ESTRÉS

Recordemos que la serotonina es una hormona neurotransmisora que actúa en las sinapsis nerviosas, filtrando y canalizando el flujo de los impulsos nerviosos, merced a lo cual nuestro sistema nervioso recibe la información sin aglomeraciones y de forma ordenada según las prioridades establecidas.

El estrés psíquico provoca un incremento en la producción de la cortisona, que es capaz de reproducir los mismos deterioros atribuibles al estrés físico, provocando también insomnio, ansiedad, depresión, etc., pero tanto su diagnostico como su tratamiento es más complejo y sutil que el anterior, aunque con gran frecuencia entreveran sus límites.

La serotonina es sintetizada al 90 % en el tracto gastrointestinal y también en el hipotálamo durante el descanso nocturno, a partir de un aminoácido esencial, denominado triptófano componente habitual de las proteínas de calidad, que deben estar siempre presentes en nuestros alimentos. De ahí que el no dormir suficientemente y el no alimentarse correctamente pueden estar en la base de muchas de las depresiones, que afectan cada vez con mayor intensidad a las poblaciones del mundo moderno.

Nuestras entrañas son capaces de experimentar emociones, porque existe una íntima comunicación entre los sistemas nerviosos entérico y central que unen mente y cuerpo mediante la serotonina. Este neurotransmisor se llama también "hormona del placer" y "hormona del humor", pues con él se manifiestan las sensaciones de ansiedad, hambre, anorexia, repugnancia, asco, nauseas, vómitos, movimientos digestivos placenteros o dolorosos, diarreas, estreñimiento, ganas de orinar o defecar, sudoración generalizada o selectiva, síntomas hipocondríacos y enfermedades psicosomáticas.

En la primavera y el verano, la abundancia de luz estimula la producción de serotonina y aumenta el bienestar, la felicidad y hasta el estímulo sexual. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

¿QUÉ SON LOS NEUROTRASMISORES?

Se llaman neurotrasmisores a las hormonas encargadas de trasmitir los impulsos nerviosos, es decir las informaciones, desde un nervio a otro, actuando en las sinapsis o puentes de unión entre las neuronas.

De entre los neurotrasmisores más importantes y conocidos señalamos los siguientes: serotonina, dopamina y norepinefrina.

Para el correcto funcionamiento del cerebro humano es necesaria la presencia continua de neurotrasmisores en las sinapsis nerviosas, que se van gastando a pesar de que también se reciclan cuantiosamente. 

La serotonina y la dopamina son dos hormonas contrapuestas que forman un eje hormonal, cuyo funcionamiento es esencial para el control de la trasmisión de los impulsos nerviosos. La serotonina se elabora en su 90 % desde el aparato digestivo por transformación del aminoácido "triptófano" y se la conoce como la hormona de la serenidad y del equilibrio mental. Su defecto nos puede conducir hacia la depresión, ansiedad, irritabilidad, violencia, etc.

La serotonina es una hormona paracrina, que va de una célula nerviosa a la siguiente, actuando en las conexiones nerviosas (sinapsis). Su misión consiste en ordenar el “tráfico” de los impulsos nerviosos, que llegan al cerebro, para que estos mantengan un orden, respetando las prioridades de paso establecidas.

La dopamina, precursora de la norepinefrina, se genera en las glándulas suprarrenales y en el sistema nervioso, aumenta la frecuencia cardiaca y la tensión arterial, afecta al comportamiento, al conocimiento, a la actividad motora y a la motivación ante la recompensa, también regula la producción de leche, el sueño, el humor y el aprendizaje. En la enfermedad de Parkinson, que se relaciona con su déficit, se usa un precursor de la dopamina llamado “levodopa”.

La norepinefrina (o noradrenalina) se sintetiza a partir de la dopamina en los depósitos de almacenamiento y cumple varias funciones: estimula la atención, interviene en las reacciones de ataque o huida, incrementa el ritmo cardiaco, libera glucosa a la sangre, aumenta el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno al cerebro. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

LA HORMONA DEL CRECIMIENTO

Entre las hormonas de mención especial esta la somatotrofina u hormona del crecimiento por su importancia vital, no solo en los primeros años de la vida si no a lo largo de toda ella. 

Como la mayoría de las hormonas, la del crecimiento, se origina en el centro regulador conocido como el hipotálamo, quien detecta la necesidad y manda a la hipófisis que se encargue de su producción.

La hormona del crecimiento se produce mayoritariamente durante las primeras horas del sueño y tiene una vida media inferior a los 10 minutos. En ese tiempo debe estimular al hígado para que libere los factores del crecimiento (IGF) y conseguir de la grasa almacenada la energía suficiente para la formación de la nueva masa muscular.

Actualmente proliferan múltiples preparados farmacológicos, que tratan de sustituir la producción normal de hormonas potenciadoras del crecimiento y del desarrollo muscular, que sin los controles adecuados están poniendo en riesgo la salud de muchos jóvenes.

La forma natural de producir la hormona del crecimiento consiste en hacer confluir un aporte suficiente de nutrientes, con un descanso idóneo y con una estimulación física y psíquica adecuada, dentro de un equilibrio hormonal óptimo, que nos mantenga lejos del hiperinsulinismo (Ver) 

RESUMEN TECNICO

 El hipotálamo produce la hormona Somatotrofina (GHRH), que ordena a la hipófisis la producción de la hormona del crecimiento, esta será liberada en la corriente sanguínea si hay suficiente AMP cíclico en la hipófisis, en caso contrario la Somatotrofina será anulada por la somatostatina, que es su hormona opuesta y se frenará la puesta en circulación de la hormona del crecimiento.

Para la formación de la masa muscular se requiere a la vez la presencia de la hormona testosterona y los (IGF).

Tanto la formación de AMP cíclico como la síntesis de la hormona del crecimiento pueden ser colapsadas si existen niveles altos de insulina (hiperinsulinismo) y los factores del crecimiento, semejantes a la insulina (fundamentalmente los IGF-1) son igualmente anulados si persiste la Resistencia a la insulina. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

LA TESTOSTERONA Y LA MUSCULATURA

Antes de la síntesis química de la testosterona y de las hormonas anabolizantes en la primera mitad del siglo 20, se utilizaron para incrementar la potencia muscular y sexual todo tipo de productos, que bien por su forma fálica o por su procedencia masculina fueran capaces de estimular objetiva o subjetivamente la virilidad. 

Actualmente de todos es conocida la existencia de una industria boyante, dedicada a la producción y venta de múltiples drogas anabolizantes, que intentan ir por delante o al menos camuflarse de las inspecciones anti-dopaje, sin parecer que la salud (Ver) de los usuarios les importe mucho, frente a los pingües beneficios que les aporta el negocio.

Por todo ello se impone el ser muy cauto en la administración de cualquier tipo de hormonas, máxime cuando estas no son de origen natural sino sintético. Recordemos que las hormonas naturales no se pueden registrar y explotar con el mismo éxito comercial, aunque para el organismo serían mucho más beneficiosas, ya que nuestro sistema tiene experiencia y recursos para reequilibrarlas y manejarlas adecuadamente y con el mínimo de efectos secundarios.

El uso de hormonas debería estar muy controlado y restringido a los casos totalmente necesarios, cuando el organismo ha perdido la capacidad de producirlas por él mismo o cuando las medidas higiénico-dietéticas (Ver) han demostrado ser insuficientes para la recuperación del equilibrio original, pero en todos los casos realmente necesarios optemos por hormonas de origen natural y en la menor cantidad posible.

La salud está ligada directamente al equilibrio hormonal (Ver) y este al equilibrio nutricional (Ver), al descanso (Ver) y a la adecuada actividad física y psíquica del organismo, por lo tanto antes de recurrir a la toma de hormonas sería aconsejable aportar al sistema los macro y micronutrientes necesarios, conseguir el peso ideal, descansar suficientemente, mantenernos activos y evitar el exceso de estimulación psíquica, es decir evitar el estrés (Ver), responsable de los fracasos a la hora de recuperar la salud. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

¿CUÁNDO SE PRODUCE MÁS TESTOSTERONA?

La producción de testosterona no es constante, es alta en el seno materno, disminuye en el parto, aumenta después del nacimiento, baja antes de la pubertad para subir de forma extraordinaria en ella e ir disminuyendo paulatinamente a lo largo de toda la vida adulta. 
La testosterona influye en el crecimiento de las masas ósea y muscular,  en la forma de distribuir la masa grasa por todo el cuerpo, en la definición de los tipos anatómicos de los seres humanos, en la forma y modo cómo se van desarrollando las capacidades cerebrales y consecuentemente en las actitudes y comportamientos sociales del ser humano.

Tanto la atracción como la respuesta sexual en ambos géneros dependen de los niveles de testosterona disponibles en los individuos, de ahí la importancia que a lo largo de la historia se le ha venido dando a todo lo que real o imaginariamente pudiera contribuir al mejoramiento de la libido.

El déficit de testosterona en el varón se relaciona con la falta en la producción de glóbulos rojos, con la consiguiente anemia e hipotensión, también con el menor desarrollo de la masa muscular, la osteoporosis, el aumento de la formación y acumulación de la grasa de reserva, impotencia y feminización, mientras que el exceso de testosterona está relacionado con el aumento de enfermedades vasculares (Ver) riesgos de trombosis e hipertensión arterial (Ver). Sigue...

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
© 2024 Dyética escuela de salud. Todos los derechos reservados.