EL DESCANSO DESDE LA BIOLOGIA

Todos los animales que pueblan la tierra necesitan descansar y por ello reducen su actividad cuando lo necesitan. Durmiendo se estimulan las defensas y el crecimiento, se regulan la temperatura y la presión arterial, disminuye el estrés y la tensión nerviosa, se mejoran la memoria y el aprendizaje, se potencia el equilibrio hormonal y se favorece la renovación celular.

Otros afirman que el propósito del descanso es como mínimo triple: ahorrar energía, restaurar el organismo y liberarlo de los productos de desecho, que se han ido generando durante la vigilia. 

El sistema nervioso de los animales superiores se ha hecho cada vez más complejo y más trascendental para el funcionamiento global del organismo, por ello exige mayor tiempo de dedicación y un mantenimiento más esmerado, con pausas y restauraciones periódicas.

Las células que durante el periodo de vigilia han estado más activas han sufrido un indudable deterioro y han acumulado a su alrededor productos de desecho, derivados de los neurotransmisores y de las hormonas intervinientes en los procesos nerviosos, deben someterse a un plan de limpieza y restauración, que les permita reanudar con éxito los retos posteriores. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

RITMOS DEL SUEÑO SEGÚN LA EDAD

Algunos estudios han demostrado que el patrón del sueño en los adolescentes es diferente al de niños y adultos, constatando que durante la adolescencia el ritmo circadiano o reloj biológico interno sufre un reajuste temporal y se retrasa la hora de dormir y la de levantarse.

Este cambio en el ritmo circadiano puede estar relacionado con el retraso en la producción de melatonina  de los adolescentes, en comparación la de los niños y adultos, que puede dificultarles para poder seguir el modelo habitual y conciliar el sueño por las noches. 

Otra explicación a su comportamiento anómalo podría estar relacionada con la mayor presión social que les estimula a rendir en los estudios y en el trabajo, frente a la que tenían en la etapa infantil, además del incremento de otras ocupaciones de tipo lúdico o deportivo que les exigen mayor dedicación de su tiempo libre.

En consecuencia para los adolescentes, que normalmente sólo duermen seis o siete horas cada noche, el hecho de perder alguna hora más de sueño puede a medio plazo generar un déficit importante.

A lo largo de la vida el patrón inicial del sueño sufre variaciones, siendo mucho más profundo y más extenso entre los 0 y los 3 años, reduciéndose poco a poco hasta la pubertad, se estabiliza durante la juventud y la vida del adulto, hasta hacerse más ligero y superficial a partir de los 65 años. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

EL DILEMA DE “DORMIR O VIVIR”

Para muchas personas el tiempo empleado en el descanso y en el sueño es un tiempo perdido, que no ha sido dedicado al desarrollo de las actividades más nobles del ser humano y esta limitación no la aceptan de buen grado, sino con autentica resignación.

De ahí que traten de reducir al máximo los tiempos destinados al sueño y se sientan orgullosos de poder ir liberándose, aunque sea parcialmente, de esa limitación o rémora biológica, más propia de los primates que del todopoderoso “Homo Sapiens”. 

Los expertos afirman que el dormir es imprescindible para: Depurar y borrar de nuestro cerebro todos los registros no necesarios, que se han ido acumulando a lo largo de la vigilia. Consolidar en la memoria los nuevos conocimientos adquiridos. Neutralizar los radicales libres, que hemos concentrado durante los procesos metabólicos.

Degradar las proteínas amiloideas, que pueden ser inductoras del Alzheimer. Efectuar por todo el organismo y especialmente en las neuronas las reparaciones celulares más delicadas. Restablecer los equilibrios hormonales perdidos en la vorágine diurna. Recuperar y reordenar los sistemas inmunitarios para la defensa, frente a los microorganismos, que tratan sistemáticamente de invadirnos. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

LA MELATONINA Y EL SUEÑO

La hormona melatonina poderoso antioxidante natural, es elaborada por la glándula pineal.

Su producción se lleva a cabo solo en ambiente de oscuridad, pues cuando la luz ambiental es captada por los ojos, estos emiten la correspondiente información al núcleo supraquiasmático, ubicado en el cerebro y cesa la liberación de esta hormona, que está ligada naturalmente al descanso nocturno.  

La glándula pineal precisa descanso y oscuridad, de forma que la producción de melatonina se interrumpe cada vez que se enciende la luz o se incrementa la luminosidad de la habitación, aunque sí es cierto que, al reducirse nuevamente la claridad, se restablece de nuevo su producción. 

Conviene también recordar que la hormona melatonina no es un producto exclusivo y nocturno de la glándula pineal, sino que también se encuentra de forma natural, aunque en pequeñas cantidades, en productos tan asequibles como: las frutas como las cerezas, fresas, moras, plátanos, etc., los tubérculos como las cebollas, los cereales como el maíz, la avena y el arroz, los frutos secos como las nueces, las plantas aromáticas como el tomillo, el té verde y la menta, y hasta en el vino tinto.

De esta información se puede desprender la conveniencia de utilizar alguno de estos productos en las cenas de los que quieran o necesiten incrementar su aporte de melatonina, cuya indicación práctica puede ser la restauración y coordinación de los ritmos biológicos de la vigilia /sueño, que han podido ser alterados por el conocido “jet-lag”, que se sufre después de los vuelos transoceánicos. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

Y… ¿SI DUERMO MENOS HORAS?

Se constata que el 80% de los estudiantes universitarios dedican menos horas de las necesarias al descanso y esto trae consecuencias de índole práctica.

La capacidad intelectual queda mermada, porque disminuye la atención, la concentración, la memoria y la habilidad para el aprendizaje.

Nos volvemos más irritables e intolerantes y aumentan las posibilidades de sufrir accidentes de todo tipo. 

El sueño es necesario para gozar de buena salud, aunque no se saben cuáles son los mecanismos profundos que lo regulan.

Si la eficiencia del sistema inmunitario queda reducida por déficit de sueño, somos más propensos a sufrir infecciones y a desarrollar problemas metabólicos y cardiovasculares, que nos aceleran los procesos de envejecimiento y nos acortan la vida.

Investigaciones sobre la privación de sueño en las personas demuestran que pueden mejorar la eficiencia del mismo, si incrementan proporcionalmente el tiempo de las fases 3 y 4 del sueño, en el que predominan las ondas “delta”, que se caracterizan por su ritmo lento, inferior a 3 ciclos por segundo. Esta solución pudiera servir como recuperación compensatoria ante la limitación del tiempo de descanso. Sigue...

Continuar leyendo
0 Comentarios

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
© 2019 Dyética escuela de salud. Todos los derechos reservados.